La importancia de la imagen y experiencia a través del interiorismo de la oficina

El interiorismo de oficinas y entornos empresariales debe ir más allá del simple diseño de oficinas, salas de trabajo, salas de reuniones y demás espacios dentro de las empresas. Cada uno de los elementos que lo compone, desde el mobiliario hasta los colores y diseños arquitectónicos, tienen que reforzar la imagen corporativa de la institución, reflejar sus valores, representar un entorno de trabajo óptimo y, al mismo tiempo, ser una experiencia agradable para empleados y visitantes.

La imagen corporativa en el espacio de trabajo

La marca de una empresa va mucho más allá del logo y los colores corporativos. Es el conjunto de elementos que la diferencian de la competencia, incluidos principios, valores, misión, visión y propuesta de valor.

En otras palabras, es aquello que llega a la mente del consumidor al pensar en el producto o servicio que ésta comercializa. Por ejemplo, si considera la compra de un computadora de calidad, es posible que inmediatamente remita sus pensamientos a la manzanita de Apple; pero si lo que considera es ropa deportiva de alto rendimiento, en su cabeza puede reflejarse la imagen de Nike.

Cuando la marca está bien trabajada permite forjar prestigio, construir identidad empresarial y desarrollar estrategias de competitividad. Entonces, ¿por qué no reforzarla mediante el diseño interior de los espacios corporativos? Esto permite transmitir al personal los principios, valores y objetivos de la marca, llegando a determinar su rendimiento e incluso la forma en que contestan el teléfono y se dirigen a los clientes.

De igual manera, inconscientemente les recuerda a los visitantes quién es la empresa, a qué se dedica y cuáles son los valores agregados que ofrece con respecto a la competencia, factores de vital importancia a la hora de establecer relaciones comerciales.

Un interesante ejemplo al respecto es la sede de Coca-Cola en Atlanta. El diseño de cada uno de los espacios de trabajo refleja la autenticidad de la compañía, su producto, envases y las estrategias de marketing con que sabe impactar la psicología del consumidor.

En el diseño de la sede se explotó el concepto curvilíneo de las botellas, los colores rojos y blancos, además de otras características de la marca, para darle un rostro corporativo al edificio de oficinas, las zonas verdes, los espacios de trabajo colaborativo y las zonas sociales, como cafeterías, vestíbulos, corredores y lobbies. Adicionalmente, el espacio cuenta con un par de paredes espectaculares, compuestas por miles de discos (rojos por un lado y blancos por el otro), donde se muestran diferentes mensajes de la empresa.

Sin duda, si toman a una persona y le vendan los ojos para llevarla a dichas instalaciones, quitarle la venda y preguntarle dónde se encuentra, contestará de inmediato que en una sede de Coca-Cola. Tal vez no sepa que se haya específicamente en el edificio de oficinas de Atlanta, pero está seguro de que es una de las empresas de la bebida e incluso sentirá sed. Es que todo el diseño de las instalaciones está pensando para darle vida a la marca. Nada que ver con la piedra rosa y los tapices en tonos pastel que antes caracterizaban algunos de sus espacios.

La construcción de significado, la imagen y el interiorismo

“La marca no es sólo para el cliente. La marca también es para que la gente dentro de la compañía tenga una comprensión significativa de lo que ésta representa y la tenga en cuenta en su trabajo cotidiano”, señala un artículo del sitio web Steelcase, un portal especializado en el tema del interiorismo en espacios de trabajo.

Es decir que la marca tiene que ser una herramienta para facilitar el entendimiento de lo que la empresa quiere lograr, condición imprescindible para que el personal se alinee en lo que son las metas y las diferentes estrategias para alcanzarlas. En otras palabras, es un medio para la construcción del significado del valor del trabajo, que si inspira a moverse más rápido y con eficiencia en la ejecución de las tareas asignadas.

De otra parte, representantes de la marca Steelcase también señalan que, en los mejores casos, el sentido de la vida de la persona y el propósito de la compañía pueden ser compatibles y reforzarse mutuamente. Cuando todos los elementos de un grupo de individuos creen las mismas cosas y trabajan en función de ello en el mismo espacio, se crea un sentido de armonía, un significado colectivo, que permite llevar la marca a niveles de exposición impensables de otra manera.

Esta construcción de significado se puede cultivar en el lugar de trabajo. Los espacios diseñados en función de ayudar a la gente a lograr metas significativas pueden marcar la diferencia en el desempeño individual y en los resultados globales de la organización.

Al respecto, se puede considerar:

El diseño de espacios más allá del lobby que refuercen la marca, el propósito, la historia y la cultura de la empresa.

Utilizar la tecnología para mostrar información en tiempo real o contenido relacionado con la marca y los elementos que la identifican.

Crear espacios interconectados que le den a los empleados la posibilidad de trabajar en equipo o individualmente, según las necesidades y características específicas de cada tarea.

Sin duda, la sede de Coca-Cola en Atlanta sigue siendo un gran ejemplo de este concepto. Pero no es la única. Alrededor del mundo son varias las empresas de todo tipo que utilizan la imagen y la experiencia para construir significado y reforzarlo en el personal, mediante diseños que involucran en tal objetivo el mobiliario y la ambientación. Ejemplo de ello lo representan las oficinas de Knight Frank, importante consultoría inmobiliaria global.

Su credo corporativo es la constante innovación, perfectamente materializada en la sala de trabajo colaborativo adyacente a la zona de recepción. Ésta fue transformada en una escultura mural dinámica que, mediante la configuración de tiras de MDF pintadas de blanco, forman un floreado ondulado tridimensional.

Además, los números del vestíbulo del ascensor se encuentran influidos por los elementos gráficos del logo de la firma. Y, a lo largo del corredor de entrada, los números están ordenados de acuerdo con fechas de los momentos más relevantes en la historia de la empresa, como si de una línea del tiempo se tratara.

Este concepto visual transmite claramente la innovación constante y, adicionalmente, expone la cultura y la historia de la empresa.

La identidad de marca y la experiencia del cliente

Como ya mencionamos, él éxito del diseño de interiores basado en la imagen radica en transformar los espacios de trabajo en entornos que evoquen de manera creativa y eficiente la identidad de la marca y sus valores y atributos.

Cuando se buscan espacios de oficinas es importante identificar opciones de edificios que promuevan estos tipos de ambientes.  En la psicología del consumidor se asocia el bienestar con la identidad de la marca, y las posibilidades de que se incline por sus productos y servicios son mayores.

En conclusión, el interiorismo no solo debe ser agradable a la vista y garantizar el bienestar del personal. Tiene que representar la imagen de la marca y significar una experiencia optima tanto para trabajadores como para visitantes. Esto puede ser un buen catalizador para el funcionamiento la empresa.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00de 5)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *