Espacios de trabajo que impulsan la empresa

Cuando se trata de empresas en crecimiento, los espacios de trabajo no son algo secundario, pues influyen directamente en cómo se percibe la marca desde afuera y en la experiencia que viven los colaboradores en su interior.

En la actualidad, lo que se espera de un buen espacio de oficinas es que refleje la cultura de la empresa y mejore el bienestar de sus colaboradores, ya que con esto es posible lograr un mejor desempeño que impulse la productividad y el crecimiento de la compañía.

El espacio transmite

Cada empresa tiene características particulares que se traducen en distintos tipos de espacios. Es primordial comenzar por analizar cuáles son las necesidades que tiene la compañía y qué es lo que se espera lograr de esos nuevos espacios de trabajo, porque hay distintos tipos de edificios de oficinas en Guatemala y no todos tienen las mismas características.

La idea es que el lugar sirva para comunicar la identidad de la marca. Los empresarios de hoy están en busca de oficinas que sean un aporte a sus dinámicas de trabajo. Aquí, la arquitectura y el diseño interior pueden ser un factor decisivo, y así lo han entendido grandes compañías como Apple o Google, con edificios corporativos innovadores, modernos y llenos de comodidades, reflejando así la calidad de sus marcas.

Para las empresas en crecimiento es fundamental que las oficinas logren transmitir la cultura de la compañía. Hoy, construir la marca desde los espacios de trabajo es un factor clave para el éxito de un negocio, ya que ayuda a comunicar los valores de la marca tanto a nivel interno —entregando un sentido de pertenencia entre los colaboradores—, como hacia afuera, otorgando una identidad a la marca frente a clientes, socios y la competencia.

Los colaboradores primero

Gran parte del éxito de un negocio tiene que ver con el bienestar de los empleados, pues son quienes día a día contribuyen a su desarrollo. Es muy importante entender que el mejor lugar para instalar una compañía es el que ofrezca una mayor comodidad y mejores facilidades a los colaboradores, ya que esto se relaciona directamente con su productividad.

Un espacio de oficinas debe aprovechar al máximo la luz y ventilación naturales, e incorporar el uso de nuevas tecnologías y mobiliario óptimo según cada función.

Ejemplo de esto es la idea de diseñar espacios flexibles, que promuevan la colaboración y la conversación entre las personas, y que les permita trabajar desde la ubicación que más les acomode. Se trata de incluir un espacio adicional a las oficinas independientes: una mezcla entre una sala de estar y una cafetería, con sofás y mesas de trabajo.

Este tipo de facilidades dan a los colaboradores la opción de elegir nuevos espacios de trabajo de acuerdo con sus preferencias, actividades o herramientas, propiciando la cooperación entre las distintas áreas.

Las zonas de socialización y descanso también son importantes para desconectarse de las tareas. Un receso es necesario para despejar la mente, mejorar el ánimo y despertar la creatividad. Las cafeterías bien implementadas o áreas para relajarse impulsan por sí solas la productividad.

Así, un espacio de negocios que esté acondicionado para las necesidades específicas de los colaboradores y transmita la identidad de la empresa ayudará a mejorar su posicionamiento en el mercado e impulsará su desarrollo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (CALIFIQUE EL ARTÍCULO)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *